La tregua de Mario Benedetti

Mario Benedetti nació en Paso de los Toros, Uruguay el 14 de septiembre de 1920. Fue bautizado con cinco nombres familiares como Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia. Se educó en un colegio alemán y se ganó la vida como taquígrafo, vendedor, cajero, contable, funcionario público y periodista. Fue además, autor de novelas, relatos, poesía, teatro y crítica literaria. Llego a publicar más de 50 libros y ha sido traducido a más de veintitrés idiomas. Muere el 17 de mayo del 2009 con 88años de edad. Entre su extenso repertorio encontramos obras como; Quién de nosotros (1953), La tregua (1960), Con o sin nostalgia (1977), La borra del café (1992), Buzón de tiempo (1999), entre muchas más obras, poemas, ensayos, reflexiones, etc. Mario Benedetti es uno de los escritores más importantes en lengua habla-hispana, su obra se ha vuelto indispensable para comprender la identidad del individuo latinoamericano.

Alerta

spoiler

Traemos a recomendación la que nos parece la gran obra de Benedetti, La tregua. No pretendemos hacer un resumen de la historia sino más bien, dar los elementos, que esperamos sean los necesarios, para motivar su lectura. Mario Benedetti tiene un talento muy especial para hacer que situaciones tan complejas como son los sentimientos y pensamientos de una persona, se vuelvan por completo transparentes a la mirada y al corazón del lector.

 El libro trata sobre la vida de Martín Santomé, más específicamente, de los últimos seis meses y veintiocho días previos a su jubilación. Benedetti tiene el gran atino de narrar los días a través de la irónica mirada de Martín Santomé, un hombre viudo, con tres hijos, que está a punto de perder la única forma de vida que conoce, el trabajo de oficina que lo entretiene y lo hace sentirse útil. En cuanto se lee la primera página del libro es imposible no sentir empatía con el personaje, es un tipo reservado, noble, astuto, irónico, sincero y reflexivo. Con el correr de las páginas encontramos que no todo es reflexión e ironía, vemos la cara del padre amoroso, del amigo olvi-

dadizo, del chiquillo que se emociona por una pesadilla, el señor que se enamora como un adolecente y de un esposo que no ha olvidado al que fue el gran amor de su vida. Martín Santomé es un personaje literario muy humano, Benedetti logra hacer sentir el orgullo y la vergüenza del personaje. En esta cotidianidad en la cual está sumergida Santomé aparece una mujer joven, Laura Avellaneda, ella le dará un nuevo sentido a su vida. La tregua no es la típica historia de amor, lo que descubrimos, es una persona que ha alcanzado la madurez y tiene que hacer el esfuerzo de volverse a sentir joven, con todo lo que esto implica; vergüenza, torpeza, enamorami-

ento, pasión, ilusión, y la esperanza de un futuro perfecto. La tregua, entre muchas cosas, nos hace reflexionar que nunca se es, ni demasiado joven, ni demasiado viejo para sentirse vivo; que la vida se vive día a día; que el acto heroico de un padre no viene en la manutención, sino en impulsar a sus hijos aun cuando para eso se les deba decir “no seas como yo”. La vida es una lucha continua pero esos breves momentos en los que sonreímos y nos sentimos realmente vivos son una tregua.

La tregua (1960)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *